viernes, 3 de febrero de 2012

E o maracatu avisa



Eh! que el camino sigue y sigue, que nunca va a parar, escriba las palabras que lo narran o no; que a veces la conexión a internet es tan lenta que es mejor que el camino se describa por si solo, mediante olores, movimientos, mediante sonidos...mediante nuestros sueños.

He estado en Sevilla, en Granada, en Zaragoza, en Burgos, en Cáceres, Badajoz, Huelva, Jaén, Huesca, Valladolid, Italia, en cientos de pueblos.., he estado en Budapest...pero no había estado en Madrid capital. Señoras y señores, hasta el último fin de semana había estado recorriendo cientos de kilómetros sin haber pasado por el km 0. Y una vez visitado, es como empezar de nuevo...

No me refiero a la ciudad, aun me queda volver cientos de veces para conocerla, porque el camino no acaba pero el tiempo corre tan rápido que entre ton y son, no crucé ni la puerta del sol, aunque no me arrepiento, pues me jugaría una y mil veces la sonrisa a que seguirá allí quieta esperando a que la visite la próxima vez que vuelva, porque volveré...
..volveré porque, si cada día de cada viaje fuese sólo la décima parte de intenso que este fin de semana estaría viajando extasiada toda mi vida.

Una expedición de altos vuelos, porque de la sala Caracol subí a las nubes donde sólo suena la mejor de las músicas, y no se para de bailar. Que Brasil cabe en una sala madrileña y 500 personas, aunque parezca mentira...también. Y eso, no se cuenta con palabras, se cuenta bailando y sintiendo el maracatu cada vez más profundo en el alma.

Las reuniones son divertidas, pero las reuniones con tantos reencuentros, con personas maravillosas nuevas a las que conocer, con mil besos por repartir y pies que no paran de danzar...son dignas del mejor de los brindis.

Disfrutar de la música, de la vida, de las personas, disfrutar con tan poco, con un instrumento en la mano, con una noche sin parar de bailar, con los buenos amigos, con los mejores maestros... disfrutar viéndote sonreír, escuchando tu timba o tu guitarra, tu voz...provocar tantos sentimientos en tan pocas horas, y ser feliz. Brindemos por ello, y a bailar...!!Y gracias siempre por hacer que este camino se engrandezca sin parar.


...y una vez más gato nocturno que bailas entre tejados y llevas el reflejo de la luna en tus ojos, deja que hoy observe las estrellas que me guían en el fondo de tu mirar...regálame esta noche que no parece tener final...



Besos,