miércoles, 24 de abril de 2013

Maktub



El destino está escrito, y no existe otro camino más que aquel que nuestros pies van dibujando en el día de hoy. No existen los que pasaría si...simplemente, ocurre.

Hay caminos empedrados que van cuesta arriba, con curvas y un horizonte borroso, que un día tienen dibujado un corazón coloreado de rojo pasión, pasión intensa que aparece de la nada y que amolda el camino al más gustoso de los pasos...entonces aparecen alas en cada talón, y este alma olvida el caminar por momentos para volar...

El aire que envuelve el camino tiene perfumes florales que sirven de guía hasta la mejor de las sendas, arranca sonrisas cuando alguna nube tapa el sol, y desata todos los sentidos con tanta intensidad...que ilusión y realidad se entremezclan dibujando sendas casi de ensueño.

El calor trae el verano, las noches cortas y las fiestas infinitas, trae los vestidos cortos y los pies casi descalzos sobre el suelo ardiente, casi tan ardiente como la pasión con que mi cuerpo dibuja cada pisada en este camino. Mi alma pide a gritos volar, mi cuerpo baila sobre aquellos sueños ya escritos y mi melena cobra vida volando a través de la brisa que, sin querer se formó con esos susurros que escaparon de tus labios...

La pasión, el amor...está en el olor a azahar, en las sandalias compartidas, en la cerveza que tomamos aquella noche. Está en tu mirada, en la luna que ilumina la noche de hoy, en las sonrisas furtivas, el amor está en cada piedra de cada camino y, en mi camino...el amor está escrito.



Besos,