jueves, 15 de agosto de 2013

He vuelto


                   


Como las olas, yo no paro.Voy y vengo y no dejo de andar, aunque a veces no se escuchen mis pasos, otras vaya medio cojeando y te pida la mano para apoyarme, aunque a veces me veas brincar dos horas después de cojear. No paro porque cada minuto es un sueño nuevo, un futuro próximo teñido de intenso color, la imaginación corriendo loca por las nubes más altas y maquinando planes para dejar explotar en la mente, en las manos, en el camino por recorrer...

La yema de mis dedos se desliza entre las teclas bailando con palabras que cuenten mi quehacer, mi nueva senda, mis eternos sueños. Los quizases se vuelven realidad, y el orgasmo de vivir explota por cada poro de mi piel.

Hoy brindo con la vida, con la copa en la mano agradezco respirar y respirarte, sonrío por vivir cuesta arriba y cuesta abajo, siento el dolor del caminar y disfruto transformando cada mal paso en un escalón subido. Mi piel se eriza con cada sonrisa que provoca mi imaginación...
Las palabras que dejo volar a la luz de las estrellas nacieron en la punta de los dedos de mis pies, pies que pintaron en la arena de una de tantas playas que me quedan por dibujar. Y escribo historias que siempre acaban en continuará...

He vuelto. Y mis zapatos sonríen...no pienso marcharme mucho más lejos del placer de escribir, de vivir, de pisar fuerte aunque duela, de soñar. Alcanzar el orgasmo verso a verso y divulgar el texto en el más explicito de los placeres...Compartir y caminar por ese sendero que la vida traza para que sellemos paso a paso. Bailar al son del amor y la música, si bien es casi lo mismo...Gozar con la mayor de las sonrisas en el alma. Vivir. Caminar. 



Besos,