miércoles, 30 de marzo de 2011

Reencuentros por el camino


Un abrazo calma más dolores que el ibuprofeno. Un beso relaja más que unas cuantas tilas. Por suerte, este fin de semana no me hizo falta ni una infusión, ni una pastilla.

Primer aterrizaje en Córdoba, dos mañicos bien bonitos, adorables, cargados de alegría, de reencuentros, de energía, ¡y menuda energía!, de mil abrazos por regalar, de ganas de vivir...porque la vida es solo para el que la vive, y gracias a ello se vive mejor.

Segundo aterrizaje, el de todos en la plaza de la Corredera, vuelo con retraso de horas y horas, no había manera de despegarse del asiento, aunque se podía explicar con los rayos de sol, la cerveza, las chanclas, la compañía, las flores de los balcones, el paso de las horas, los recuerdos, los planes de fin de semana, la brisa, las sonrisas.

Tercer aterrizaje, protagonizado por vida extraterrestre. Ya han llegado los Alienígenas a tierras cordobesas, dispuestos a conquistar mundo, y con ese disco, seguro que conquistan el universo entero, no dejéis nunca de escucharles y no pararéis de sonreír y sentiros como en una fiesta constante. Gracias por esos momentos del sábado noche, muy buenos!

Y con tanto volar, volaron las palomas, los aviones de ida y vuelta, las notas musicales al viento, el tiempo, las penas, el dinero, la cerveza y el ron. Volaron los pensamientos y las miradas, volaron los sentimientos. Lo que se quedó en tierra fue mi sonrisa, para intentar mantenerla ahí siempre que pueda, recordando todos los momentos que voy viviendo, que me vais regalando. Se quedaron también mis deseos, mis ganas de volver a volver, de inventar nuevos himnos, de reír hasta llorar, de compartir nuevas vivencias, de seguir aprendiendo...de quereros mucho y de dejarme querer, mis ganas de absorber lo bonito que cada uno saca de sí mismo. Ganas de volver a reírme de mi cuando me siento ridícula.

Gracias por este fin de semana, y que vengan muchos más, que me den para escribir miles de párrafos dedicándooslo.

Seguro que no os hace falta a más de uno abrir el enlace para saber qué tema es...

Besos,

lunes, 21 de marzo de 2011

Chanclas



La vida es un camino. Hay que andar, siempre adelante, andar y andar. Hay tierra, trozos de asfalto, hay empedrados y muchos baches. Hay bifurcaciones por las que perderse, y senderos que te traen de vuelta al camino. Hay cuestas arriba y cuestas en picado, y llanos para danzar...
Ya está aquí la primavera, llega en unas horas, y como dice un buen amigo, mientras lleve las chanclas será verano, así que yo mañana me quito los calcetines y no los vuelvo a sacar en una temporada, que el fresquito del agua pueda mojarme los dedos, que el césped me haga cosquillas y que se me pongan morenos los pies sentada en la corredera mil horas...rodeada de flores primaverales.

Y mañana voy a salir a la calle sonriendo, para desentonar con el mundo

Hoy un poquito de elbicho,

Besos,

miércoles, 9 de marzo de 2011

Pies pequeños, corazón grande


Ya va saliendo el verde primaveral, aunque caiga algún chaparrón rezagado que otro. Verde que te quiero verde, verde esperanza como la que tuvieron más de una mujer hace décadas para imaginar una sociedad como la que podemos disfrutar ahora, pensando por suerte que es lo normal. Esperanza que les dió fuerza para luchar por nuestros derechos, por ser iguales a los demás, por ser mujeres en la sociedad y no seres menores a nada ni nadie. Esperanza para luchar por el sufragio universal, por una igualdad que cada día es más latente en nuestro entorno, aunque aún queden cabezas mal pensantes que no quieran reconocer lo que es natural...ser iguales unos a otros y no despreciar a nadie por motivos de sexo, raza, o cualquier otra distinción que no sirva para nada bueno.

Felicidades a las mujeres del mundo, no solo el 8 de marzo, sino todos los días del año, felicidades a los hombres que nos quieren tal y como somos a cada una de nosotras, felicidades a las que defienden sus derechos y no dejan que las hagan sentir inferiores. Felicidades a cada ser de este planeta por existir, por tener un motivo por el que luchar día a día en este mundo de locos. Gracias a los que hacen que cada día florezcan más flores en el campo, y se mantengan vivas y sanas. Gracias a los que regalan felicidad sin esperar nada a cambio. Gracias a las flores que aparecen en el camino, que dan vida. Gracias a las flores que me rodean, a las rosas que dan color a mi camino.


Besos,