domingo, 26 de diciembre de 2010

Déjà vu


Lo extraordinariamente genial que es mirar el suelo conforme se camina, y viajar en el tiempo en cada paso. Un paso, y viajar 3 meses adelante, planeando la vida a corto plazo. Otro paso, encontrar dibujos de tizas de colores, y volver 15 años atrás, recordar el niño que fuimos, y que seguimos llevando dentro y sacamos de vez en cuando. Saltar, recordar, imaginar y soñar, siempre soñar.

Por fin vuelvo a andar por aquí, sentarme un poco a descansar y recordar todo lo que he andado en poco tiempo. Hace un mes no caminaba nada, por tener montañas de apuntes que me paraban los pies por poco tiempo, para ayudarme a seguir caminando en un futuro. Hace dos semanas, estaba apoyando los pies en las (nada cómodas) mesas de la facultad, pisando hojas de exámenes y cálculos de momentos flectores. Hace una semana, no estaba caminando, estaba aplastando las nubes, volando hacia reencuentros geniales y muy esperados, hacia nuevas aventuras con la mejor de las compañías. Hace tres días estaba reuniendo pares de pies alrededor de una mesa llena de comida y risas. Hace dos días pisaba arquitectura islámica improvisando un paseo turista muy apetecible, tan apetecible como todo lo que inventamos. Hace un día, estaba reposando los pies en el sofá de casa, con la familia cerca y los amigos esperando para reunirnos otro rato más. Hace unas horas me tumbaba a soñar, como casi todo el tiempo, y a sonreír imaginando...
Hace una hora me calentaba los pies en el brasero mientras pensaba como explicar en estas líneas mil cosas que he vivido, y he descubierto que es sumamente difícil contar con pocas palabras los miles de sentimientos que se pueden vivir en un corto período de tiempo, pero que es sumamente fácil que imaginéis exactamente a que me refiero, porque todos lo hemos sentido así en algún momento de nuestras vidas.

Hace unos minutos, miraba fotografías y pensaba lo extraordinariamente genial que es mirar el suelo conforme se camina, y viajar en el tiempo en cada paso. Un paso, y viajar 3 meses adelante, planeando la vida a corto plazo. Otro paso, encontrar dibujos de tizas de colores, y volver 15 años atrás, recordar el niño que fuimos, y que seguimos llevando dentro y sacamos de vez en cuando. Saltar, recordar, imaginar y soñar, siempre soñar.



Besos,

sábado, 27 de noviembre de 2010

Mis zapatos preferidos



Todos tenemos nuestros zapatos preferidos. Estamos enamorados de ellos, da igual el estado en el que estén, los rotos o descosidos que puedan tener, o el color que hayan acabado tomando tras el paso del tiempo y el uso ilimitado que le hayamos dado. Son nuestros preferidos desde su principio hasta su final. Los mejores, los más cómodos y, si por alguna fuerza oculta acaban en la basura sin nuestro consentimiento, no dudaríamos en ir a rescatarlos antes de que acaben en el contenedor. Cuando somos pequeños nuestros zapatos preferidos son las zapatillas nuevas con las que conseguíamos correr más rápido que ninguno. Luego, nuestros pies van creciendo y, al mismo ritmo que vamos cambiando de número de calzado, cambiamos nuestro estilo hasta encontrar nuestros zapatos favoritos.

Usamos zapatillas, zapatos con cordones o sin cordones, más estrechos en el empeine o más anchos por todos lados, zapatos de charol, botas planas, con tacones, altas o inmensamente altas, puntiagudas o de punta redonda, botines, zapatos de tacón de aguja, con plataforma, bailarinas, alpargatas, sandalias y no sé cuantos tipos más de calzado que podamos encontrar...de mil formas y colores, y cada uno con su historia una vez los colocamos en nuestros pies y echamos a caminar con ellos.

Son algo especial para nosotros, nos proporcionan comodidad, nos hacen sentir los pies calentitos, nos gustan sus colores, sus formas y el detalle que los hace diferentes a los del escaparate de la zapatería. Nos ayudan a recorrer cientos de kilómetros a lo largo de nuestra vida, nos llevan a descubrir nuevos lugares, a pisar todo tipo de terreno y a guardar vivencias que luego poder contar, porque siempre, en algún momento de nuestra vida, todos hemos contado con ímpetu a algún amigo:..."pues estos zapatos tienen su historia ¿sabes? Una vez..."

Al final, mis zapatos preferidos son aquellos que no dejan que las piedras del camino me dañen los pies. Y me encantan.

This boots are made for walking - Nancy Sinatra





La entrada del blog de hoy se debe al concurso que organiza zapatos.org en el que dan tres premios, uno de 200 € y dos 50 €. lo único que hay que hacer es tener un blog en el que publicar una historia sobre tus zapatos preferidos y enlazarlo a la página web, animaos, participad...y por supuesto no olvidéis votarme en la página si llego a estar entre los finalistas! Aquí está el enlace:

 zapatos

viernes, 12 de noviembre de 2010

La vuelta al mundo



Tú, si si, tú...que sí, no mires para atrás, me refiero a ti. Sí, ya sé que no te conozco de nada, pero al final, acabaremos compartiendo algo. Si claro, ahora soy yo la loca, pero tenemos en común más de lo que podamos imaginar...a lo mejor resulta que la locura es lo que nos une.

Sólo dando seis pasos, podría hacer llegar un sobre de color rojo pasión, con un poema escrito con tinta azul cielo, a una señora mayor australiana, que vive cerca del Opera House de Sydney...y es que al final este mundo es un tapiz gigante de millones de hilos de colores.

Existe una teoría llamada "Seis grados de separación", que dice que una persona está relacionada con cualquier otra persona del mundo, con tan sólo una cadena de conocidos de no más de cinco miembros intermedios, es decir, en seis pasos. Una persona tiene un número determinado de conocidos, que a su vez tienen otro número de conocidos, esto multiplicaría rápidamente el número de personas relacionadas con tan sólo un par de pasos...llegando a cubrir la población mundial en los seis pasos de los que hablábamos.

El psicólogo social Stanley Milgram, llevó a cabo el "experimento del mundo pequeño", en el que eligió a personas al azar para que intentasen hacer llegar un paquete a una persona totalmente desconocida para ellos que residía a una gran distancia, enviándolo previamente a conocidos suyos, que pensasen que podrían hacer llegar dicho paquete a su destino. Todos los paquetes que llegaron al destino, no habían pasado por más de 6 personas distintas.

Todos tenemos algo en común con cualquier persona de cualquier parte del mundo...así que mañana regala una sonrisa al primero que se cruce contigo por la calle, ¡quién sabe si será más cercano a ti de lo que parece!

Aunque os he explicado la teoría a grandes rasgos, siempre podéis investigar vosotros por la red, leer un poco más...¡y experimentar! A ver si descubrís alguna conexión interesante en vuestras vidas, al fin y al cabo, el mundo es un pañuelo.

Hoy, todo esto a ritmo de kiko veneno

PD: Porque nunca te acostarás sin saber algo nuevo, ¡gracias bonito por enseñarme cosas así cada día!

Besos,

jueves, 4 de noviembre de 2010



Me apetecía volver a escribir. No sabía sobre qué hacerlo, tantas cosas que hay en el camino por descubrir, que me cuesta encontrar las palabras para contarlas todas. Pero, siempre me quedará volver a respirar, la lluvia que caerá, volver a reír y cada día un instante volver a pensar en...esa luz, que llevamos dentro. Me marcho para trabajar y cuando vuelva...que maravilha!, no hay ningún sitio donde no quiera llegar, tú llévame a algún lugar donde vea salir el sol.


Foi a mais linda história, la música que llevo será mi compañera...tengo que bailar, qué ganas me dan. No paro de reírme...sucede que se me ha alegrado el día, y sueño con gran pasión, mancho las hojas con letras sin sentido...can you feel my heart, is beating. Vivo la vida, soñar, crecer, comenzar...tengo que vigilar, y no quiero vigilarme, ni quiero que nos vigilen, ni vigilarte, para todos tó!


Corazones, lágrimas y sonrisas para el mundo, coge aire, respira...que lo malo no te coja. Todas las especies de este mundo son...rojos, blancos, verdes, azules y amarillos. Corre alto y vuela, almas rebeldes, griten más fuerte, despiértense! Are you ready?


Es divertido el modo aleatorio del reproductor de música, y dejar que hoy escriba él canción tras canción. Podéis probarlo, seguro sacaréis algunas sonrisas con lo que vuestra música os dirá uniendo frases y ritmos. Hoy la imagen une muchos pies diferentes, que pasearon juntos algún que otro día...igual que estas frases se juntan hoy por aquí....para disfrutar!

"You Know what I mean"

Besos, 

martes, 26 de octubre de 2010

Paseando de viernes a domingo


Hay veces que el camino tiene desvíos hacia áreas de descanso. Otras veces mi camino se convierte en una pista de baile donde puedo pasar horas infinitas sin descansar. Caminando, descansando los pies, bailando sin parar...me encanta sonreír. Me encanta que te encante cuando sonrío, me hace sonreír aún más. Me encantan tus consejos y que me entiendas sin que hable, eres mágica. Me encanta hablar contigo de muchas cosas en poco tiempo. Me encanta cuando al fin cantas, es mágico también. Me encantan tus mojitos, el dulzor no sólo lo pone el azúcar. Me encanta que llegues por detrás y me des en el hombro, aunque no lo parezca. Me encanta lo que me enseñas, siempre. Me encantan tus chistes. Me encanta que cumpláis años con esa alegría, y estar cerca para ver como lo disfrutáis. Me encantan tus monólogos y apariciones estelares. Me encanta como bailáis, sois como dos plumas flotando en el aire perfectamente coordinadas. Me encanta tu arte y tu alegría permanente. Me encanta tu energía, imparable. Me encanta vuestro ritmo que no se detiene nunca. Me encanta haber descubierto lo adorable que eres.

Si os uno a todos...hacéis que me encante la vida tal y como va por este sendero.

Al final, me encanta caminar sobre esas piedras. Y los días en Córdoba, celebrarlos con vosotros, la buena música, me encantan los buenos momentos y los que puedo imaginar que llegarán, me encantan las anécdotas inimaginables y vuestra guasa infinita, me encanta no ser capaz de parar de sonreír...porque todo esto, al fin y al cabo, es vuestro.

Hoy suena...Steve Wonder, qué menos!
Besos,

sábado, 16 de octubre de 2010

Caminar por Zaragoza, es bien


" El libro de los abrazos se abrió otra vez...You make me feel all right"


Cuánta nostalgia, emoción, alegría...cuántas sensaciones diferentes en tan pocos días. Casi 8 horas de viaje, que pasan más rápido de lo esperado llevándome a caminar por calles con nombre de cuentos...El camino cada vez se llena más y más, y no hay nada que me haga sentir mejor.

Pisar Zaragoza por primera vez en mi vida, y sentir que será la primera de muchas. Disfrutar del reencuentro con gente querida, y del descubrimiento de muchas nuevas sonrisas. Abrazar mucho, y empezar a disfrutar...comiendo, bebiendo, y viendo llover mientras se canta a voces. Bailar mucho y dormir muy poco, pero muy a gusto...como en casa. Disfrutar del calor de los maños, de los manjares aragoneses, y regalar un poco de la música que nos sale del alma, para los corazones que se pararon a recibirla.

Llenar dos coches de tambores, mochilas, sacos de dormir, y siete estrelas del cielo que ilumina mi camino. Llenar los móviles con llamadas a las estrelas que no pudieron caminar en esta ocasión hacia Zaragoza, aunque las llevásemos en el corazón. Llenar la autovía del nordeste de toda la gracia del sur, y de ensayos para la nueva voz, caída del cielo. Llenar la barriga con patatas fritas y cerveza de las gasolineras. Llenarse la cara de marcas de siesta mientras se turnan los conductores, y de sonrisas intentando imaginar lo bueno que esperaba. Gracias.

Llenar a Ester de pegatinas por todo el cuerpo (con pegamento del bueno), llenar su casa de mochilas, tambores, toallas, camisetas, bolsas de la comunidad, llenar su cubo de la basura de latas de cerveza y cáscaras de naranja, llenar un taper de arroz con pollo, llenar sus habitaciones de colchones...mientras ella nos llenó los corazones de alegría y amor. Gracias.

Llenar la furgoneta de Samba da Praça de alfaias, llenarla también de estrelas con afán de llegar al centro para, llenar un hueco en la avenida de la independencia a su lado, llenar sus oídos de maracatú llegado desde Córdoba mientras ellos llenaban nuestros corazones de ritmos afrobrasileños, alegría y ganas de bailar y saltar hasta el cielo en el que brillan como el sol que son todos. Gracias.

Llenar La casa de loco de ritmos de Brasil durante toda una noche. Llenar un camerino de 3 metros cuadrados junto con Timbalao, y vaciar su nevera. Llenar un escenario con nuevas voces maravillosas, que llenan los oídos con las mismas canciones que siempre me ponen los pelos de punta. Llenar la noche con momentos nuevos, dignos de recordar una y otra vez. Gracias.

Llenar un bus con una guitarra y cuatro canciones, y llenar un kebab con 24 personas y las mismas canciones. Llenar a Bego de abrazos y besos durante los pocos ratos que el trabajo le dejó para no faltar a vernos y bailar con nosotros. Llenar las calles de alegría y las terrazas de los bares sin cambiar de canciones, llenar la mente con mil imágenes durante un paseo por la magdalena, por encima del Ebro. Llenar la gorra de risas y carcajadas. Llenar el cielo de Estrela do Sul, con el sol zaragozano de Samba da Praça. Gracias.

Hay momentos, sentimientos, vivencias, personas que te marcan la vida. Vosotros vais pisando fuerte por el camino que sigo. Qué leches, estáis creando una senda maravillosa...

Pensaba en alguna canción que contase estos momentos, pero no sé por qué no consigo quitarme esta de la cabeza...


Besos,

martes, 28 de septiembre de 2010

 


"Que me perdoe se eu insisto nesse tema,
mas não sei fazer poema ou canção
que fale de outra coisa
que não seja o amor..."


...y es que han sido cuatro días de amor. De amor a la música, amor a la amistad, a las nuevas compañías, a las sonrisas permanentes y los abrazos gratis. Amor a la percusión, al samba, al maracatú, amor a todo el que ama la expresión del ser humano a través de la música. Amor a los días infinitos, a las noches que se hacen cortas, a las tardes de relax y a las mañanas de aprendizaje. Amor a todo el que se deja enseñar y a todo el que quiere aprender. Días de mezclas de ciudades, países y continentes en un pequeño pueblecito, testigo de todo el amor que cientos de personas regalan. Amor a todo el que olvida el francés, el portugués, el español, el inglés...para entenderse a través de la percusión. Sentirse enamorado del color que luce en cada rincón, de la luz que brilla en cada instrumento, del sonido a Brasil...en Córdoba.


Es difícil escribir sobre Sambeando 2010 sin que el amor salga por cada una de sus letras...y todo el que asistió estará tan enamorado como yo.



Besos,

sábado, 18 de septiembre de 2010

Con los pies descalzos, aún



“…Te equivocaste porque pensaste” (sonrisa tranquilizadora)

Y es verdad, mientras más pienso en cómo hacerlo para no equivocarme, chof. Así que, esto va a fluir, como el agua corriendo por el río, o la arena colándose entre los dedos de los pies. Sin borrar ninguna frase, ahí todo…a pelo, como dicen.

Y es que caminando se tropieza uno con más cosas que estando parado. Con las piedras más grandes ya tropezamos todos los días cualquiera de nosotros, y más de una vez (que el ser humano, ya se sabe…). Así que os dejo alguna pluma de las que hacen cosquillas en el empeine, o esa mosca que se detiene en el dedo gordo del pie y te hace gracia, pero solo de las que me encontré durante mis vacaciones, que para eso aún aprovechamos los últimos días del verano, para hablar de lo calentito de las mantas en diciembre, tendremos tiempo y ganas.

Mazagón (Huelva): Bajando por la carretera, bajando…de repente la playa, enorme, ahora eres un pequeño grano de arena en una maravilla de lugar. Aire fresco, el ambientador brisa marina es una caca al lado de esto. Los pies se hunden en la arena, que es como harina, y solo te apetece seguir rebozándote allí. Bañarse contemplando paredes de rocas enormes. Sonreír mucho, y relajarse. Escuchar música estupenda, de la que te sale o te llega al alma, y dormir al amanecer.

Tavira (Portugal): Volverse pirata y habitar una isla. Seguir caminando por arena blanca sin cansarte. Verte los pies dentro del agua, junto con otros que van abriendo camino. Sabores dulces, y salados, a la plancha, con hielo picado, o con piercings. Reír sin pensar, y mientras más alto, mejor.

Torre del Mar (Málaga): Sentir la tranquilidad y la calidez más familiar, estar rodeado de gente, pero por momentos respirar a solas. Disfrutar de las piedrecitas que no son harina, pero divierten haciendo dianas. Cambiar de aires, y caminar con gente diferente, y de toda la vida. Helado que gotea. Viajar de vuelta y ver el mar en el retrovisor, y sonreír.

Otro día, será menos pastelosa la cosa, hoy os regalo mis pequeños placeres, escuchando:

elBicho - De respirar


Besos,

jueves, 16 de septiembre de 2010

Comenzando a caminar



Ya estoy aquí. Me han traído ellos, igual que me llevan a todas partes. Esta vez me dejan aquí, espero que muy de vez en cuando, para hablar de cualquiera de los sitios que me muestran, porque ellos van haciendo mi camino.
Para comenzar esta andadura, arena blanca y fina alrededor, temperatura agradable a cualquier hora (aunque al anochecer más bien fresquita), tierra nueva que pisar, tierra portuguesa rodeada de aguas del atlántico…Tavira.
Sin andar sola, con buena compañía, nuevas experiencias, nuevas sensaciones, y mil anécdotas grabadas en la mente para recordar y sonreír de vez en cuando, que hace falta.

Sigo caminando, para descubrir cosas nuevas y poder compartirlas con todos los que paséis por aquí.

Os dejo una recomendación musical cada vez que pare por aquí. Cada momento tiene una canción (o eso creo yo), así que podéis compartir la mía, o buscar la vuestra propia para disfrutar del blog tanto como yo lo haré: 
         
Volare - Gipsy Kings


PD: Gracias perrobambi, que si no me empujas, no comienzo a andar por este blog

Besos,