sábado, 16 de octubre de 2010

Caminar por Zaragoza, es bien


" El libro de los abrazos se abrió otra vez...You make me feel all right"


Cuánta nostalgia, emoción, alegría...cuántas sensaciones diferentes en tan pocos días. Casi 8 horas de viaje, que pasan más rápido de lo esperado llevándome a caminar por calles con nombre de cuentos...El camino cada vez se llena más y más, y no hay nada que me haga sentir mejor.

Pisar Zaragoza por primera vez en mi vida, y sentir que será la primera de muchas. Disfrutar del reencuentro con gente querida, y del descubrimiento de muchas nuevas sonrisas. Abrazar mucho, y empezar a disfrutar...comiendo, bebiendo, y viendo llover mientras se canta a voces. Bailar mucho y dormir muy poco, pero muy a gusto...como en casa. Disfrutar del calor de los maños, de los manjares aragoneses, y regalar un poco de la música que nos sale del alma, para los corazones que se pararon a recibirla.

Llenar dos coches de tambores, mochilas, sacos de dormir, y siete estrelas del cielo que ilumina mi camino. Llenar los móviles con llamadas a las estrelas que no pudieron caminar en esta ocasión hacia Zaragoza, aunque las llevásemos en el corazón. Llenar la autovía del nordeste de toda la gracia del sur, y de ensayos para la nueva voz, caída del cielo. Llenar la barriga con patatas fritas y cerveza de las gasolineras. Llenarse la cara de marcas de siesta mientras se turnan los conductores, y de sonrisas intentando imaginar lo bueno que esperaba. Gracias.

Llenar a Ester de pegatinas por todo el cuerpo (con pegamento del bueno), llenar su casa de mochilas, tambores, toallas, camisetas, bolsas de la comunidad, llenar su cubo de la basura de latas de cerveza y cáscaras de naranja, llenar un taper de arroz con pollo, llenar sus habitaciones de colchones...mientras ella nos llenó los corazones de alegría y amor. Gracias.

Llenar la furgoneta de Samba da Praça de alfaias, llenarla también de estrelas con afán de llegar al centro para, llenar un hueco en la avenida de la independencia a su lado, llenar sus oídos de maracatú llegado desde Córdoba mientras ellos llenaban nuestros corazones de ritmos afrobrasileños, alegría y ganas de bailar y saltar hasta el cielo en el que brillan como el sol que son todos. Gracias.

Llenar La casa de loco de ritmos de Brasil durante toda una noche. Llenar un camerino de 3 metros cuadrados junto con Timbalao, y vaciar su nevera. Llenar un escenario con nuevas voces maravillosas, que llenan los oídos con las mismas canciones que siempre me ponen los pelos de punta. Llenar la noche con momentos nuevos, dignos de recordar una y otra vez. Gracias.

Llenar un bus con una guitarra y cuatro canciones, y llenar un kebab con 24 personas y las mismas canciones. Llenar a Bego de abrazos y besos durante los pocos ratos que el trabajo le dejó para no faltar a vernos y bailar con nosotros. Llenar las calles de alegría y las terrazas de los bares sin cambiar de canciones, llenar la mente con mil imágenes durante un paseo por la magdalena, por encima del Ebro. Llenar la gorra de risas y carcajadas. Llenar el cielo de Estrela do Sul, con el sol zaragozano de Samba da Praça. Gracias.

Hay momentos, sentimientos, vivencias, personas que te marcan la vida. Vosotros vais pisando fuerte por el camino que sigo. Qué leches, estáis creando una senda maravillosa...

Pensaba en alguna canción que contase estos momentos, pero no sé por qué no consigo quitarme esta de la cabeza...


Besos,

No hay comentarios:

Publicar un comentario