sábado, 7 de abril de 2012

Primavera, que el andar acelera



Pues ya está aquí la primavera. Primavera lluviosa, primavera que está haciendo que camiones vuelen entre tornados en Norteamérica. Aunque no nos importa, que llueva, pues todos queremos un campo verde del que disfrutar.

 Y así poder disfrutar del verde campo, del sonido de la nada, del sonido del agua al caer o del pájaro carpintero. Del olor a tierra, olor a limpio, a aire fresco. Volar, subir y bajar piedras, usar ramas de árboles para avanzar, saltar el arroyo, mirar bichos.
 Soñar, evadirse y pensar que el mundo es mejor de lo que parece, mejor dicho, mejor de aquello en que lo hemos convertido.

 Disfrutar de los colores más que vivos, de la vida palpitante en la planta de los pies. Escapar de todo y soñar que ahí fuera habrá algo que cuide de nuestras almas, que haga que el amor sea lo único que fluya entre nosotros...

 Y solo sueño con la primavera, con que a todos os altere la primavera, sueño con soñar entre nubes y árboles, sueño con respirar aire fresco y tu aroma bien cerca, que se confunda con el olor de las flores. Sueño con fundirme con el paraíso y dejar que el amor corra por mis venas, al igual que el agua corre por el bejarano...




Besos,