sábado, 28 de mayo de 2011

Pasos de indignación


Hoy no sólo hay pies en las calles. Hay miles de almas sentadas y acampadas en las plazas de gran parte de este país. Almas que han puesto el grito en el cielo a esta ridiculez de gobierno y de sistema democrático, por llamarlo de algún modo. Hoy es día de paz, de libertad, de lucha por la justicia e igualdad para todos. Ya está bien políticos y banqueros, de robarnos en nuestra cara, de manosear al pueblo al antojo de unos pocos que sois, ya está bien de represión y de intentar hacer oídos sordos a algo que puede escucharse a viva voz en cualquier calle del país a día de hoy: Democracia real ya!

No intentéis callar la voz del pueblo, no lo conseguiréis. No importa que abuséis de la violencia gratuitamente como si no hubiese personas delante de vosotros...estas os regalarán flores, esperanza y la visión de un futuro mejor para todos por igual.

Hoy más que nunca estos pies, y los de todos, hacen el camino...



(La revolución ha llegado)

martes, 24 de mayo de 2011

...como si fuera esta noche la última vez



En los pies, mucho polvo y uñas de lunares. En las rodillas, rodilleras o moratones varios (aunque sarna con gusto nunca pica). En los bolsillos, una maza y una baqueta de silicona, un lazo verde (o rosita), un mechero o algunas pegatinas..

En la cintura un cincho sujetando un surdo, un repique, una caja. En la espalda gotas de sudor (o auténticas cascadas). En los brazos músculos tensados tocando instrumentos, pinturas varias, tatuajes. En la barriga arroz y cerveza, helado de chocolate, mariposas. En el pecho el corazón lleno de sensaciones. En el cuello, masajes a la sombra de los árboles en la sobremesa. En los labios, ese sabor. En los ojos miles de miradas cruzándose, en la retina...miles de momentos guardados. En la mente, un fin de semana entero de sentir, vivir, tocar, encontrar, bailar...y no parar de recordar.

Y aunque lo bueno se haga esperar..., tras un magnífico Sambamemucho, un mes no es tanto, y volveremos en Zaragoza...Sámbese quien pueda!





En cualquier idioma, en cualquier lugar del mundo, alma apasionada, no dejes de sentir jamás, ni de soñar y buscar tus sueños, ni  mucho menos, de desear...




Besos,

martes, 17 de mayo de 2011

Caminando hasta...



A lo largo de la evolución del hombre, hemos pasado de crear fuego con piedras (y paciencia) a guardarnos el mechero ajeno tras pedir fuego (en un complot a nivel mundial diría yo); pasamos de vivir en cuevas naturales a chalet adosados (o pisos de 30 metros, más comúnmente). También hemos pasado de caminar descalzos, a tener todo tipo de zapatos, y aprendimos a construir caminos, conectando los núcleos principales (y no tan principales) de vida unos con otros, hasta llegar a lo que hoy conocemos como: si tiramos por la autovía son 80 kilómetros más, pero más rápido que por nacional...

Así hemos conseguido llegar de Córdoba a Cáceres en unas cuatro horas, con una red wifi que no perdía la señal ni siquiera en carretera, con tambores que llenan maleteros, con una tienda de campaña que es un palacio, con un camping con ducha caliente, con cerveza, con samba, con Don letts dj, con Costa de marfil, con Jamaica, con Dobet Gnahoré, con música las 24 horas (hasta en sueños), con tamborines como gorrillas, con plazas abarrotadas, con reencuentros, con sorpresas y Samborejo en el pasacalles de cierre, con Alberto, contigo, y con aquel; con más cerveza, con mandy y su inglés fluido, con punk, reggae, ska, flamenco, con blanco y negro, con nuevos temas, palmas y sonrisas...y la emoción en la piel durante otro fin de semana, con gotas de lluvia, con 28 grados, con sudor y con, un euro solo?...pues dame otra cerveza!

Y el camino que va también vuelve, y desde el punto de partida no sólo sale una senda, sino que hay cientos que van enlazando, y en los próximos días apuntan a la samba sin fin en Sevilla...

...así que ve guardándome un baile al anochecer, que no voy a dejar que duermas sin que antes me regales una sonrisa y un paseo sin final..





Besos,

lunes, 9 de mayo de 2011

Andar, andar...volar



Hoy no hay nada imposible. Mis pies han echado a andar pero mi alma corría más rápido, y he conquistado el mundo, ese mundo que vive dentro de mí, de ti y de aquel, que existe en mis sueños, que hay en tu mirada...y he conseguido caminar por el arco iris antes de que cayese una gota de lluvia, he invadido los colores de tu ser y los he mezclado en mi paleta, y he dibujado en el cielo el mañana...

Y aún, tengo mil instantes preparados para ti, mil sendas diferentes que llevan al infinito y te traen de vuelta a esta realidad. A esta, o a la realidad que te apetezca vivir, porque ayer abrí las puertas de la rutina y dejé escapar al trabajo, a los horarios, a las obligaciones, le pedí una tregua de unas horas que no acabasen nunca al tiempo, y me regaló el color de esos ojos,  el camino en mis pies y la pasión en el alma... Para vivir hoy como si no existiese mañana...

Así que ven, haz que disfrute mi último día hasta que mi alma grite extasiada que no quiere que llegue el final...





Besos,

jueves, 5 de mayo de 2011

Las botas que me traen y me llevan



Escribir 23 líneas de texto. Seleccionarlas y borrarlas. Empezar de nuevo, ahora un poco más lento y con otro tema más calmado. Volver a seleccionarlo y borrarlo. Apagar la luz, encender dos velas, una verde y otra blanca, cerrar los ojos y salir volando por la ventana que da al patio. Subir alto, cambiar de ciudades y empezar a descubrir imágenes.

Caras nuevas, caras muy antiguas. Es inquietante como en un sólo día, puedes conocer tanta gente nueva como recordar rostros viejos (en el tiempo, no en edad necesariamente), y todas las sensaciones que ello te provoca. Si ya vives esto durante algunos días seguidos, la cosa se vuelve más intensa por momentos.

Abrir los ojos y volver (momentáneamente) al sillón. Comprobar que lo que escribí con los ojos cerrados no tiene demasiadas faltas de ortografía. Percibir el olor a cera quemada, mirar la llama y cerrando los ojos volver a despegar.

Entender que podemos ser como queramos ser, en todo momento de nuestra vida, solo con ganas y esfuerzo. Descubrir que todos vamos cambiando, evolucionando, y que aprendemos de los demás y de uno mismo, que buscamos amor, calor, sonrisas y buenas sensaciones en los demás, sean conocidos de dos horas, o amigos desde los dos años. Razonar y ver con claridad en el interior de cada uno, que nadie se parece en nada a nosotros, que algunos llaman más o menos nuestro interés, pero que al fin y al cabo, todos nos atraemos con el fin de conocer lo raro y atractivo que existe en el interior de cada uno. Luego ya elegimos que parte de lo vivido guardar, para cuando la mente necesita volar en lugar de caminar.

Volver a abrir los ojos. Darme cuenta que escribir sin mirar a la pantalla cada vez se me da mejor...y que soñar es algo que no dejaré de hacer día a día, porque es parte del alimento del alma. De soñar, y de recordar, las sensaciones placenteras, los días de alegría, la lluvia que no molesta, el sol que no quema, los pensamientos positivos que borran los malos sueños.

Y como el camino sigue adelante, solo vuelvo la vista atrás para sonreír por lo vivido y planear, volver a volver a los sueños de esta senda. Saber que hoy he aprendido algo nuevo y que esto pasará día tras día, y que estaré agradecida a aquel que cruce mi camino para enseñarme algo en esta vida.

Y tanto que me costaba comenzar a escribir hoy, ahora no encuentro las palabras para acabar...será que no hay manera de dejar de volar, de regresar por la ventana y dejar la mente descansar. Por lo pronto soplo las velas, percibo su olor algo más, y empiezo a abandonar las letras para ir en busca de los sueños, otra vez.

Será quizás, que tu mirada no deja de alumbrar este camino que no acaba, que apetece recorrer, vivir...





Besos,