martes, 17 de mayo de 2011

Caminando hasta...



A lo largo de la evolución del hombre, hemos pasado de crear fuego con piedras (y paciencia) a guardarnos el mechero ajeno tras pedir fuego (en un complot a nivel mundial diría yo); pasamos de vivir en cuevas naturales a chalet adosados (o pisos de 30 metros, más comúnmente). También hemos pasado de caminar descalzos, a tener todo tipo de zapatos, y aprendimos a construir caminos, conectando los núcleos principales (y no tan principales) de vida unos con otros, hasta llegar a lo que hoy conocemos como: si tiramos por la autovía son 80 kilómetros más, pero más rápido que por nacional...

Así hemos conseguido llegar de Córdoba a Cáceres en unas cuatro horas, con una red wifi que no perdía la señal ni siquiera en carretera, con tambores que llenan maleteros, con una tienda de campaña que es un palacio, con un camping con ducha caliente, con cerveza, con samba, con Don letts dj, con Costa de marfil, con Jamaica, con Dobet Gnahoré, con música las 24 horas (hasta en sueños), con tamborines como gorrillas, con plazas abarrotadas, con reencuentros, con sorpresas y Samborejo en el pasacalles de cierre, con Alberto, contigo, y con aquel; con más cerveza, con mandy y su inglés fluido, con punk, reggae, ska, flamenco, con blanco y negro, con nuevos temas, palmas y sonrisas...y la emoción en la piel durante otro fin de semana, con gotas de lluvia, con 28 grados, con sudor y con, un euro solo?...pues dame otra cerveza!

Y el camino que va también vuelve, y desde el punto de partida no sólo sale una senda, sino que hay cientos que van enlazando, y en los próximos días apuntan a la samba sin fin en Sevilla...

...así que ve guardándome un baile al anochecer, que no voy a dejar que duermas sin que antes me regales una sonrisa y un paseo sin final..





Besos,

No hay comentarios:

Publicar un comentario