lunes, 24 de octubre de 2011

Dancing with the moon



Anoche soñé que me tenían que operar el corazón de urgencia, pues decían que iba 24 segundos descompasado del resto de los corazones. Perdóname corazón por intentar hacerte ir al ritmo de los demás. Perdonadme pies, cuando no os lleve a andar.

Abrir, la ventana y el corazón. Mirar, al cielo ya oscurecido y en mi cabeza. Bailar, con la luna y con el mañana; y sudar, bailando e imaginando, de placer. Que la realidad a veces parece de todo, menos real. Y en este circo en que vivimos, en el que los payasos en ocasiones no son tan divertidos, y casi todo el mundo sabe hacer malabares para no caer sin red, no pienso parar de danzar por la cuerda floja, de sentir descompasada del resto, y así poder contarte algo diferente, y que sientas como sólo tú sientes, y que mañana sepamos sobrevivir.


Y cuando menos te lo esperes, me levantaré, me soltaré la melena y con los ojos pintados de negro azabache, con todo el esqueleto y la música en la piel, andaré hasta ti, te sacaré a bailar, y entonces los dos bailaremos con la luna...



Besos,

viernes, 14 de octubre de 2011

Todos a la vez, a caminar



Hace unos minutos, encendía el ordenador otro rato más antes de dormir, con idea de llenar una entrada con las palabras y pensamientos que vueltas me daban en la cabeza. Hace unas horas, paseaba con mis perros buscando relax y preguntándome donde andará el frío de octubre, el que el año pasado por estas fechas ya apretaba, cuando volvíamos de Zaragoza de disfrutar de otro de esos viajes para recordar siempre.

Hace un año, días después de volver de Zaragoza, paseé por mi pueblo, por el parque, y andando pisé el tronco cortado de algún árbol que vivió por ahí durante lo que parece fue, bastante tiempo. Hace un año no había nadie acampado en la puerta del Sol. Tampoco hace un año había manifestaciones multitudinarias en Grecia, o Francia, tampoco había nadie manifestándose en Wall Street, el corazón del capitalismo.

Hoy, 14 de Octubre, es la víspera de lo que será otro día para recordar en la historia de muchas personas alrededor de todo el mundo perteneciente a una lucha que lleva creciendo meses. Mañana, más de 900 convocatorias repartidas por países de todo el planeta pedirán una democracia real, la igualdad que todos tenemos por derecho, pedirán el fin de los engaños, el fin de la opresión que sufre masivamente la sociedad, el fin de la manipulación de la verdad.

Hace un año, no podría haber imaginado escribir hoy estas palabras, tampoco habría imaginado que podría ver lo que mañana se representará en millones de personas alrededor de todo el mundo: la lucha por un futuro digno, por derechos para todos y por una democracia que hasta hoy día no ha sido real. Porque todos tenemos que formar parte del 15O en mayor o menor medida, por un futuro que no nos dejan construir, pero que conseguiremos con las armas que ellos no sabrán usar nunca, la verdad y la igualdad de todos los que pisan este mundo.

Que hayan cortado de raíz nuestros derechos, no quiere decir que no podamos volver a sembrarlos de manera mejor para que crezcan sanos y fuertes, y poder caminar hacia un futuro real.



Besos,

lunes, 3 de octubre de 2011

Cada paso de baile


Y a veces sin entender, las palabras extranjeras que el subconsciente va asimilando me van cantando y contando lo que de verdad el corazón siente...

Que voy a aprovechar, estos momentos en la cima de la montaña rusa del sentir, que van y vienen igual que las lágrimas o el sufrir...para escribir, que andar es divertido pero danzar...a veces hasta la vida te da. Que es divertido esto de los pareados y eso que en 200 kilómetros ni uno he preparado...

He dejado la mente volar, he visto a la luna sonreír una noche más, y he sentido que el cansancio de mis piernas más alegría me da, que el ritmo la vida alegra y las heridas del corazón a ratos cierra, que terapias hay miles pero la música y la danza regeneran lo que no puedes llegar a imaginar.

Hablar con los brazos, las piernas, las manos...con el corazón, hablar con el corazón es sentir que todo lo que se hace es bonito, y que el trabajo cada día, además de bonito se convierte en valioso, y crecer hasta alcanzar la luna...

El sufrimiento es opcional, el dolor inevitable...pero el sufrir hoy no entra en mis planes, y quiero sentir la fuerza en cada paso de baile.



Besos,