martes, 28 de septiembre de 2010

 


"Que me perdoe se eu insisto nesse tema,
mas não sei fazer poema ou canção
que fale de outra coisa
que não seja o amor..."


...y es que han sido cuatro días de amor. De amor a la música, amor a la amistad, a las nuevas compañías, a las sonrisas permanentes y los abrazos gratis. Amor a la percusión, al samba, al maracatú, amor a todo el que ama la expresión del ser humano a través de la música. Amor a los días infinitos, a las noches que se hacen cortas, a las tardes de relax y a las mañanas de aprendizaje. Amor a todo el que se deja enseñar y a todo el que quiere aprender. Días de mezclas de ciudades, países y continentes en un pequeño pueblecito, testigo de todo el amor que cientos de personas regalan. Amor a todo el que olvida el francés, el portugués, el español, el inglés...para entenderse a través de la percusión. Sentirse enamorado del color que luce en cada rincón, de la luz que brilla en cada instrumento, del sonido a Brasil...en Córdoba.


Es difícil escribir sobre Sambeando 2010 sin que el amor salga por cada una de sus letras...y todo el que asistió estará tan enamorado como yo.



Besos,

sábado, 18 de septiembre de 2010

Con los pies descalzos, aún



“…Te equivocaste porque pensaste” (sonrisa tranquilizadora)

Y es verdad, mientras más pienso en cómo hacerlo para no equivocarme, chof. Así que, esto va a fluir, como el agua corriendo por el río, o la arena colándose entre los dedos de los pies. Sin borrar ninguna frase, ahí todo…a pelo, como dicen.

Y es que caminando se tropieza uno con más cosas que estando parado. Con las piedras más grandes ya tropezamos todos los días cualquiera de nosotros, y más de una vez (que el ser humano, ya se sabe…). Así que os dejo alguna pluma de las que hacen cosquillas en el empeine, o esa mosca que se detiene en el dedo gordo del pie y te hace gracia, pero solo de las que me encontré durante mis vacaciones, que para eso aún aprovechamos los últimos días del verano, para hablar de lo calentito de las mantas en diciembre, tendremos tiempo y ganas.

Mazagón (Huelva): Bajando por la carretera, bajando…de repente la playa, enorme, ahora eres un pequeño grano de arena en una maravilla de lugar. Aire fresco, el ambientador brisa marina es una caca al lado de esto. Los pies se hunden en la arena, que es como harina, y solo te apetece seguir rebozándote allí. Bañarse contemplando paredes de rocas enormes. Sonreír mucho, y relajarse. Escuchar música estupenda, de la que te sale o te llega al alma, y dormir al amanecer.

Tavira (Portugal): Volverse pirata y habitar una isla. Seguir caminando por arena blanca sin cansarte. Verte los pies dentro del agua, junto con otros que van abriendo camino. Sabores dulces, y salados, a la plancha, con hielo picado, o con piercings. Reír sin pensar, y mientras más alto, mejor.

Torre del Mar (Málaga): Sentir la tranquilidad y la calidez más familiar, estar rodeado de gente, pero por momentos respirar a solas. Disfrutar de las piedrecitas que no son harina, pero divierten haciendo dianas. Cambiar de aires, y caminar con gente diferente, y de toda la vida. Helado que gotea. Viajar de vuelta y ver el mar en el retrovisor, y sonreír.

Otro día, será menos pastelosa la cosa, hoy os regalo mis pequeños placeres, escuchando:

elBicho - De respirar


Besos,

jueves, 16 de septiembre de 2010

Comenzando a caminar



Ya estoy aquí. Me han traído ellos, igual que me llevan a todas partes. Esta vez me dejan aquí, espero que muy de vez en cuando, para hablar de cualquiera de los sitios que me muestran, porque ellos van haciendo mi camino.
Para comenzar esta andadura, arena blanca y fina alrededor, temperatura agradable a cualquier hora (aunque al anochecer más bien fresquita), tierra nueva que pisar, tierra portuguesa rodeada de aguas del atlántico…Tavira.
Sin andar sola, con buena compañía, nuevas experiencias, nuevas sensaciones, y mil anécdotas grabadas en la mente para recordar y sonreír de vez en cuando, que hace falta.

Sigo caminando, para descubrir cosas nuevas y poder compartirlas con todos los que paséis por aquí.

Os dejo una recomendación musical cada vez que pare por aquí. Cada momento tiene una canción (o eso creo yo), así que podéis compartir la mía, o buscar la vuestra propia para disfrutar del blog tanto como yo lo haré: 
         
Volare - Gipsy Kings


PD: Gracias perrobambi, que si no me empujas, no comienzo a andar por este blog

Besos,