viernes, 24 de junio de 2011

Mis pies en tu Zaragoza



Querido amigo, el mundo está lleno de caminos que le dan la vuelta por mil lugares diferentes, por cientos de paisajes distintos, infinidad de sensaciones provocadas a lo largo de ellos. Por eso, aunque nuestra alma sea infinita nuestro tiempo por desgracia no, y en ocasiones podemos sentir casi como vivido lo que algún alma viajante viene y nos cuenta. Hoy quiero ser tu alma viajante, quiero contarte, que cierres los ojos y sientas, vivas a través de mis palabras lo que vengo de andar.

Decirte que viajar unos 730 kilómetros lleva unas ocho horas, casi lo que durmieron algunos durante todo el fin de semana. Que cruzar el cartel que recibe con un: Bienvenido a la provincia de Zaragoza, se merece luces entre coches e intermitentes de emergencia, y varias sonrisas de emoción. Que perderse al llegar a Zaragoza es tan fácil como de repente encontrar a la vuelta de la esquina el comienzo de algo muy bonito.

Si conocieses a los Tabernícolas, ya sabrías que el viernes noche explotó en un parquecito, la música sin límites, el bizarrismo incontrolado, los coros del público y los bailes sin fin. Que no tiene final su música, ni las sonrisas que regalaron a todo aquel que por fin iba llegando a lo que ya estaba comenzando.

Para que sientas los ritmos querido, tanto como lo sintieron más de 200 percusionistas enamorados de la samba, te diré que solo hace falta un surdo, una timba, un repique, una caja, a Crá Rosa delante de todos, al sol zaragozano detrás dibujando tatuajes solares en las pieles, el agua en las manos de los que nos cuidaban a todas horas, la danza en los pies de Vanesa Aguilar, y la música, en todos y cada uno de nosotros.

Te puedo contar, que aunque no te conozca de nada, que aunque no hablemos el mismo idioma, el sentimiento brasileiro se apoderará de tu ser cuando te cuente que Estrela do Sul, Samba da Praça, Sambiosis, hicieron bailar a todo asistente en el parque del río Ebro, entonces todo aquel alma que andaba cerca de allí se volvió un poco más afrobrasileña. Y que sepas, que si no tienes instrumento para sacar el percusionista que hay en ti, no es necesario si dejas que Cía. Trío Bombo y Tambor, además de samba, te regale la mejor energía que puedas ver en un espectáculo.

Y pensar que, en este fin de semana, tras un secuestro multitudinario a punta de pistola, la gente acabó llorando...de la risa. No puede ser que el mundo aún siga sin ser Secuestrados por Teatro Indigesto.

Decirte que una sola persona, con una sola cámara, puede registrar en 3 días, cientos de gigas de vídeos, miles de recuerdos que regalar, millones de sonrisas, y una eternidad de momentos con los pelos de punta. Que la comida menos consistente puede ser la más divertida, el despertador de estos días el único que levante a cientos bailando y riendo, el sofá más pequeño el que recoja a más gente, el camión de carga el mejor de los catering, los vasos de plástico los más exitosos y los broches de fieltro regalados, los más adorables; los abrazos en la noche los que más calor dan al alma, las improvisaciones musicales las más divertidas, y los sueños compartidos los que nunca se olvidan.

Querido amigo, tú que este año no pudiste vivir el Sámbese quien pueda 2011, que no pudiste querer a Samba da Praça y agradecerle todo lo que consiguieron hacer por tantas personas con tan poco, te regalo estas palabras, este trozo de mi camino, para que el año que viene, en lugar de vivirlo a través de mi sentir, puedas contármelo en persona, en Zaragoza, con un instrumento en la mano, y una sonrisa eterna en la cara, como la que ya han conseguido dibujarme a mí.



Ay! Jose Luis...


Besos,

No hay comentarios:

Publicar un comentario