jueves, 17 de mayo de 2012

Feliz aniversario



Desde hace unos días, cuando camino por mi casa ando con más cuidado del que tengo de costumbre, pues tengo un lindo gatito. Un rubio con ojos azules, y eso que yo siempre he sido más de morenos, este lo único que consigue arrancarle a todo el que se cruza con él son mojigangas y caras que dicen cuan adorable es.

Se preocupa de dormir, a ser posible apoyado en mis piernas, de jugar con el filo de mis vestidos, y de comer siempre que pueda. No sabe que millones de personas en España cada día luchan por un sitio en el que dormir caliente y comida para su familia. Algo que ya tuvieron y que poco a poco se les está arrebatando.

Esta preciosura se llama Samba, y aunque tenga un nombre bonito, no sabe contestar cuando le preguntan por su nombre. A los antidisturbios de este país les pasa algo parecido, sólo que ellos en vez de no saber, no quieren contestar.

Él no sale a caminar conmigo a la calle, le gusta jugar en la terraza cuando el suelo está caliente por el sol, pero siempre anda por casa, eso sí, nadie le obliga, puede salir a pasear cuando quiera, aunque aun es pequeñito y prefiere que le cuiden. Al parecer es más fácil que mi gato decida cuando salir a caminar tranquilamente por la calle, que cualquiera de las personas indignadas con este chiste de país que tenemos hoy en día.

No te quejes, no te manifiestes, no estés en la calle a partir de las diez de la noche...! Eso sí, esto sigue siendo una democracia y no te atrevas a llamarla de otra manera, pues te identificarán y te sacarán los cuartos, los últimos que te queden. Si te cruzas con ellos de vuelta a casa, te detendrán y te tratarán como un terrorista, pero nuestra querida delegada del gobierno en Madrid, defenderá la impecable e impoluta actuación policial. Sin pestañear.

Y cada viernes, seguirán recortando lo inrrecortable, mientras ellos siguen cobrando lo que daría de comer a diez familias. Cuando hoy en día, un sueldo que antes mantenía a una familia tiene que mantener a tres. Y a la iglesia ni tocarla, puesto que ahora según nuestro gobierno, las enfermedades que antes curaban los tratamientos de la sanidad pública, ahora desaparecerán con padresnuestros y avemarías, por arte de magia oiga!

Es divertido tener un gatito en casa, son inteligentes, juguetones, dan compañia, investigan cada rincón que encuentran, cualquier sombra, cualquier movimiento, y escuchan, a veces hasta hacen caso. El gobierno de este país solo se parece a mi precioso gato en lo de jugar...pero no con un cascabel, sino con la sociedad, con la juventud más preparada y sin futuro, con las miles de familias sin recursos.

Habrá hueco aun así, en el futuro, para todos aquellos que hoy sufren la represión de este gobierno, de los bancos. Habrá esperanza porque ellos caminan día a día, despacio y con buena letra hacia un futuro libre de grandes represores.

Que estén siempre las calles a reventar. Nadie nos podrá parar.


Besos,


No hay comentarios:

Publicar un comentario