viernes, 5 de agosto de 2011

La bola del mundo



Unos ochenta kilómetros más sumados al cuentakilómetros de mis 23 (casi 24) años me dan cuatro ideas, cuatro frases que me llevan a regalaros otra noche más pensamientos, palabras, sueños y razones de esta vida mía. Esta vida mía que comparto contigo, con aquel y con todo el que se cruza en mi camino, que al final puede ser cualquiera, que tarde o temprano, todos acabamos conectados, pues este mundo es un pañuelo, se dice.

Y lo bonito de no conocerte de nada y que estemos conectados es que en algún momento me regalarás algo, un instante, una idea, enseñanzas...y así, vamos forjando nuestro destino, que nada está escrito, que el camino lo vamos pintando nosotros con las pinturas que nos traen los demás, y que habrá tantas pisadas como colores, y tantos colores como sentimientos...

Y gracias a tus enseñanzas hoy soy mejor persona, gracias a aquellas sonrisas hoy me siento algo más feliz, y gracias a tu esfuerzo hoy esto es más fácil para mí, y gracias a su lucha hoy me siento orgullosa de aquel que hoy no conozco pero tanto me pudo llegar a mostrar.

Que al final, el mundo gira y gira, y tiene tantos senderos como personas, sentimientos diferentes; y lo más divertido de tanta diversidad, es no saber el qué vendrá mañana. Que esto es lo que nos hace andar, y buscar, y soñar...y aprender, ser más sabios cada día, y más curiosos..

Que no soy capaz de escribir palabras sin al final ser agradecida en esta vida, que hay caminos más duros y otros más cómodos en este mundo, y que tanta sabiduría que voy encontrando en las personas de mi camino, hace que a cada paso que de os esté agradecidos a todos los que habéis hecho que este camino no duela, sino que aliente a andar y no parar, a aprender de todos y cada uno de vosotros, a sentiros y a regalar el amor que se puede recoger en la senda.

Que soy todo amor gracias al vuestro, que soy sonrisas cuando me sonreís, que soy inteligente por vuestra sabiduría y que soy el cielo en el que habéis colocado vuestra luz...
..y eso en la vida no se puede pagar con nada, que no sea como mínimo igual de bonito que lo que dejáis en mi camino.



Besos,

No hay comentarios:

Publicar un comentario