viernes, 23 de diciembre de 2011

Andar por casa



Paso a paso. Así va la vida siempre, está repleta de pequeños pasos, ahí es donde se saborea el día a día, los mejores momentos, las pequeñas cosas, las que nos mantienen vivos.

Mi casa está repleta de pequeños pasos, de pequeños rinconcitos cálidos, de una sartén pequeñita para mis tortillas, de una tele chiquita para ver solo lo justo, un pequeño sofá con un gran hueco que compartir contigo. Tengo miles de pequeños escalones que me llevan a soñar entre luces color violeta, que me llevan a las nubes y a inventar, imaginar, vivir...

Y es que la vida va paso a paso, y ahora la mía ha pisado por primera vez el umbral de mi casa, de mi independencia. Que es una tontería aquello de pisar primero con el derecho para atraer suerte, que la suerte viene y va, y vuelve a volver, y pisando con ambos pies por todos lados te tropiezas con ella más a menudo que sin moverte, así que...

...salgamos a bailar a la pista del mundo que hoy es mi terraza, celebremos el hoy, ven a sentir cada segundo y volemos al girar mientras nos miran las nubes. Sonríe y siente cada pisada con la intensidad con la que las describo, pues mañana no se sabe qué suelo nos tocará trotar.



Besos,

1 comentario: