jueves, 19 de marzo de 2015

No se puede querer más a un padre, Toño

Te acuerdas de todos los relojes de cuco hechos con pinzas de la ropa, de las corbatas de papel, de las manos de tempera de colores...pues hoy te regalo estas palabras.

Porque siempre que escuche a Supertramp te tendré en mi mente. O a Steve Wonder, o Dire Straits. O simplemente cuando vea un peugeot 205 negro (aunque cada vez es más difícil verlos), o cuando trabaje de camarera porque ya ves como está el trabajo de ingeniero...Cosa que también he llegado a ser gracias a ti, a vuestro esfuerzo y a la forma en que habéis conseguido que sea. Aunque llore un día si y otro también. Hoy es de alegría. Porque cuando un nudo aprieta en la garganta y el pecho parece que va a explotar de la presión, es mejor escribir las palabras porque así todo es más claro, más intenso, y más verdadero. Tan verdadero como todo lo que te quiero.

Er papa, Toño, El toni, PAPA! Nunca olvidaré tu felicidad en la cara cada vez que me ves feliz a mi. Ni lo emocionada que estoy cada año en mi cumpleaños por celebrarlo con vosotros, como si aun fuese a venir el Victor y el Luque a jugar a casa, aquella casa de una planta donde salíamos a jugar mientras la Dory nos gritaba. O la ilusión que me sigue haciendo cualquier cosa que hacéis por mi...porque no se puede hacer más esfuerzo por unos hijos que el que has hecho tu en esta vida. Y sigues haciendo.

Algún día te regalaré la furgo yo a ti en vez de tu a mi. Y nos iremos a Torre del Mar un lunes mismo a comer unas pizzas y a mojarnos el culo en el mar. Y llevaré siempre a Brasil en mis venas porque eres tú. Y jamás olvidaré tu cara al verme tocar, ni se me olvidarán ninguna de las anécdotas de aquellos días que pude trabajar junto a ti.

Porque da igual lo que haga, que siempre estarás ahí. No se puede querer más a un padre.

Y como detrás de cada gran hombre hay una gran mujer, el día de la madre se os va a caer el alma al suelo cuando os hable de ella.



Con todo mi corazón, siempre
Besos


No hay comentarios:

Publicar un comentario